Descubre Veterinaria Natural

Medicina con sentido por Javier Rocha


Deja un comentario

El Gato que se duerme en la consulta

Había oído hablar de ello, pero nunca lo había experimentado, hasta que un día sucedió. Lo recuerdo muy bien, Guti ( un felino de raza persa ) acudía a mi consulta después de tres años tomando antibióticos , antifúngicos y corticoides. El presentaba un cuadro alérgico atópico con picor e infección constante en la piel. Los dueños me relataron su historia con aire de desesperación, llevaban muchas consultas y probado muchos tratamientos. Mientras escuchaba el historial, Guti reposaba tranquilo en la mesa de exploración, la sensación era como que la cosa no iba con él. Después de cinco minutos sucedió, vi al primer gato de mi vida dormir en la mesa fría de acero de la consulta. Me pareció fascinante ese sueño, como tenía la tranquilidad para dormir profundamente en una situación teórica de estrés.
Los veterinarios sabemos que muchos gatos están nerviosos en consulta; es más creo que todos hemos vivido alguna vez la situación de un gato alterado corriendo descontrolado y hemos recibido algún arañazo y mordisco. Por normal general la consulta felina debe de ser más cuidadosa que la canina.

Receté Sulfur 200 ch 2 veces al día a Guti. Lo que sucedió después me hizo confiar en la homeopatía plenamente: a los dos días, Guti estaba mucho mejor, tanto a nivel físico como emocional, y a los 4 días su piel estaba prácticamente recuperada.

 

¿Qué ha sucedido?

Guti, según la escuela homeopática era un gato sulfur. Me explico: en la homeopatía existen unos medicamentos llamados policrestos, los más importantes. Estos tratan síntomas físicos, emocionales y mentales. Estos medicamentos están tan estudiados que la energía en que se mueven está muy descrita.

En el caso de sulfur es un medicamento que sale después de diluir mucho el azufre. Éste, al observarlo al microscopio es caótico, no guarda una estructura clara. Los gatos Sulfur son un poco así, es decir no son los típicos felinos meticulosos, sigilosos y limpios. Su carácter es tranquilo, simpático, les gusta comer y no suelen manifestar miedo. Si vienen visitas a casa no corren a esconderse. Es más, si el invitado desconocido se sienta a su lado, él ni se inmuta. Los animales sulfur se adaptan a las situaciones. Curiosamente, como se adaptan a todo también lo pueden a hacer a la suciedad, no se acicalan mucho y puede hacer sus necesidades en cualquier sitio fuera de la arena.

Cuando un animal sulfur enferma, cambia su comportamiento y uno de los primeros signos que he notado es que se vuelve solitario, se alejan de la familia. Empieza a frecuentar y dormir en lugares extraños, para de acicalarse lo poco que lo hace y se vuelve huraño. Más tarde aparecen signos físicos entre los que destacan los problemas de piel. Sulfur es uno de los grandes medicamentos en dermatología por no decir el más grande.

Guti manifestaba todos estos síntomas y la toma del homeopático lo equilibró totalmente.

Comentar que durante mi experiencia clínica han sido varios los gatos tratados con este sencillo tratamiento. Cuando el animal está en las características de sulfur, el resultado es espectacular. Se equilibran a nivel emocional y físico. La recuperación es de película. Si el animal está malito de la piel y su emocional no es de sulfur, el medicamento homeopático ayuda, pero no de forma tan sorprendente como en el caso de Guti.

 

Otro caso que recuerdo bien es Ridick, gato sulfur que llegó con este mismo historial. Se le dió sulfur y se curó. A día de hoy cuando Ridick empieza a cambiar su comportamiento, alejarse y volverse excesivamente pasivo, sus dueños  le administran el sulfur. Ridick se equilibra y vuelve a la normalidad. Es increíble lo sencillo que es tratar a estos animales de características sulfur.

Ridick un gato sulfur

Ridick un gato sulfur

Existe mucha polémica con respecto a si la homepatía es un placebo. En mi experiencia profesional he visto como esta disciplina ayuda de forma clara a la recuperación del equilibrio. Por este motivo planteo tres cuestiones:

Si es un placebo y funciona, ¿ cuál es el problema?

Si es un placebo, ¿por qué funciona en los animales?

¿Por qué a ciertos sectores les molesta tanto que una persona o un animal se ayuden de la homeopatía para curarse?
Espero profundizar en esto y en por qué funciona la homeopatía en un próximo post.

Javier Rocha (veterinario especializado en medicina natural y Coach Transpersonal)

veterinarianatural@javierrocha.org

 

Anuncios


Deja un comentario

Milú: el fugitivo

image

Era una tarde de Octubre del 2013 en la clínica, estábamos de relax después de un buen día de trabajo, cuando de repente entró un perro a toda velocidad,no paraba quieto y olisqueaba a toda prisa. Su dueña que se llama Irma, con cara de desesperación nos dijo: ” es que no sé qué hacer con él. Cuando se acelera , se escapa corre y corre y ya no me hace caso”.
Yo lo miré y dije “pero si tenemos a un fugitivo, ¿de qué escapas ?”. Milú seguía de un lado a otro sin parar mientras tanto Irma nos contaba su historia.

Milú es un perro adoptado después de haber sido abandonado dos veces. Su edad rondaba los tres años y medio. Desde siempre el principal problema de convivencia era su comportamiento. Él era un perro nervioso, ansioso, no le gustaba quedarse solo en casa y a la hora del paseo se escapaba corriendo sin dirección alguna. En varias ocasiones no sabían de él en todo el día. Esto acarreaba un estrés a su dueña, ya que en el momento del paseo podía ser el inicio de una aventura descontrolada. Decir que Milú no mostraba agresividad, simplemente corría y corría sin control.

La verdad que al observar a Milú recordé la descripción que la veterinaria Coral Mateo hace en su libro Homeopatía veterinaria sobre el rasgo de personalidad de Argentum nitricum. La palabra fugitivo es la adecuada para comprender a este tipo de perros. Son animales neviosos, ansiosos, con mucha energía; por lo normal no les gustan los espacios cerrados. Esto provoca que en numerosas ocasiones al salir del coche, en cuanto pueden, corren y corren. Es como si tuvieran que liberar toda la energía que fueron acumulando durante el trayecto en el vehículo. Por supuesto la casa también se les hace pequeña, pues cuando pisan la calle ponen pies en polvorosa. Son muy reactivos si se ponen malos, lo hacen a reacción, es muy singular la diarrea verdosa como una fuente que como síntoma físico muestran en varias ocasiones.

Se le receto argemtun nitricum a la 30 ch dos veces al día durante una semana.
A los 15 días , Milú nos visitó. Irma nos dijo que su perro era otro, que se había equilibrado. Ya no salía corriendo, respondía a las llamadas y su comportamiento era mas suave.

Viendo que argentum nitricum a la 30 ch había conseguido equilibrar a Milú ,se le dió durante otra semana argentun nitricum 200 ch dos veces al día para llegar a un nivel más sutil,que equilibrara de forma mas contundente a Milú. El resultado fué el esperado, se equilibrió y sin necesidad de medicación su comportamiento se volvió armónico.

Tres meses después Milú regresó a consulta porque había sufrido un episodio compatible con un ataque epiléptico (que coincide con el emocional descrito anteriormente). Se le recetó lachesis 30 ch por las mañanas, argentum nitricum 200 ch por las noches como tratamiento de fondo y un compuesto ortomolecular para mejorar la función del hígado ( durante mi experiencia he podido comprobar como apoyando la capacidad desintoxicadora del hígado este tipo de pacientes mejoran). Otra vez más el resultado fue el esperado , la epilepsia no se repitió y Milú recuperó su equilibrio.
Milú es un caso clínico en el cual la solución fue sencilla, la homeopatía funcionó a la perfección. De todas maneras me gustaría destacar un factor que, aparte de la capacidad resolutiva de la homeopatía ,creo que ayudó en la curación de Milú: la comprensión de su carácter. Cuando yo dije la palabra fugitivo ,Irma entendió como Milú vivía su vida. Esta comprensión del proceso la considero vital para solucionar muchos problemas. Comprender nos hace olvidarnos de la desesperación y entender el por qué de las cosas. Nuestra percepción del problema cambia y yo creo que esto ayuda al bienestar. Pienso que detrás de cualquier proceso patológico en nosotros mismos o en nuestros animales está la oportunidad de aprender y de hacernos conscientes de nuestra naturaleza física, emocional y mental.

Javier Rocha ( veterinario especializado en medicina natural y Coach Transpersonal)

descubreveterinarianatural.com

Para mas información:
veterinarianatural@javierrocha.org